TRABAJA JOVEN


Trabaja, joven, sin cesar trabaja;
la frente honrada, que en sudor se moja,
jamás ante otra frente se sonroja,
Ni se rinde servil a quien la ultraja.

Tarde la nieve de los años cuaja
Sobre quien lejos la indolencia arroja;
Su cuerpo al roble, por lo fuerte, enoja;
Su alma del mundo al lodazal no baja.

El pan que da el trabajo es más sabroso
qué la escondida miel que con empeño
liba la abeja en el rosal frondoso;

Si comes ese pan, serás tu dueño;
Mas si del ocio ruedas al abismo,
¡Todos serlo podrán, menos tú mismo!  

_Elías Calveto Pompa